01 (33) 3640. 3590  •contacto@eci.edu.mx
was successfully added to your cart.

Visitamos a un Grande 7 Leguas

diciembre 6, 2016 Por Escuela Sin comentarios

Los alumnos de 3° de Sommelier de la ECI (Escuela Culinaria Internacional)   tuvimos la oportunidad de visitar la empresa 7 Leguas durante el mes de octubre. Desde el inicio nos llevamos  varias sorpresas que nos dejarán marcados  como futuros conocedores del tequila.

Inmediatamente al arribar al pueblo de Atotonilco, bajando del camión llegó a nuestras narices un olor a calabaza dulce o a azúcar tostado (muy  delicioso olor, por cierto).  Claro que todos quisimos descubrir de dónde venía ese aroma. No tardamos mucho en  saber que venía de adentro de una casa y que se encontraba tirado en el suelo, además tenía aspecto  de una montaña  de fibra o estropajo amontonado . Se podía ver y percibir  el humo caliente que salía de entre  medio, sin duda había salido de algún horno o de un recipiente  hirviendo.

Al ver la escena más de algún compañero expresó su punto de vista y comenzaron  comentarios como “Ese olor viene de adentro de la casa”, otro dijo, “Viene de ese montón de abono  tirado  pero lo extraño es que está caliente”, otro mencionó “Es la fibra  que sale de la piña una vez que se le ha sacado todo la sustancia”. Como verán cada uno daba su opinión, pero al final, no se tenía la certeza de dónde venía el olor o qué  era ese montón de hilos de caña  enredados,  que estaba en el suelo desprendiendo calor y que nos regala un aroma a dulce.

Al escucharnos, El Mtro. José, quien está  certificado por el Consejo Regulador del Tequila (CRT), se acercó y nos explicó: “Todo eso que ven ahí  tirado no es otra cosa que  la piña del agave que ha terminado su proceso de destilación y se le ha extraído el mosto posible”. Continuó diciendo que el mosto es el juego que  sacan del agave y  finalmente llega a nosotros en botella o en un caballito de tequila.  Fue entonces que a todos nos quedó más claro de dónde venía ese olor tan delicioso y qué era lo que había ahí.

En ese momento llegó nuestro guía y encargado del recorrido, el Ing. Francisco, Gerente de producción de la tequilera. Con una sonrisa de bienvenida nos recibió  y mientras hablaba nos dimos cuenta que es un experto en lo que explica; un hombre muy apasionado y dedicado en el proceso y perfeccionamiento de su trabajo. Después de su explicación, pasamos a la casa de dónde venía el olor a azúcar tostado y vimos una piedra circular grande que estaba parada en  una circunferencia dentro de un mismo espacio que daba vueltas. El ingeniero al ver nuestras caras sorprendidas nos comentó, “Eso que ven ahí tiene un nombre y se le conoce como TAHONA y es el método tradicional de hacer tequila, dicho método se usó por muchos años y nosotros todavía hasta hoy, lo utilizamos… Gracias a este estilo generamos un tequila de gran calidad”.

Mientras nos daba esa breve  charla, terminó su comentario  diciendo: “Por cierto, están llegando nuestras  invitadas”.  Todos pensamos que habían llegado  las dueñas de la tequilera, otro guía o algún especialista en el tema,  sin embargo llegaron dos mulas grandes y bien alimentadas. Francisco nos dijo, “Ellas son nuestras anfitrionas y  son las que jalaran esa piedra parada y pesada que está ahí”  -señalando con su dedo. Continuó “Ellas reciben un trato muy especial tanto de vacunas, como alimentación ya que las normas son estrictas en cuanto animales de carga se trata, Ellas trabajan muy duro y pasan  varias veces la TAHONA sobre nuestras piñas cocidas que salen de nuestros hornos que están a sus espaldas. Su  labor es sacar  todo el mosto posible, a través de pasar una y  otra vez la piedra”.

Continuamos caminando y llegamos a unos  grandes contenedores  de acero inoxidable llenos del famoso mosto. Había una escalerilla y nos invitó a subir a cada uno para que viéramos el  jugo donde permanece  hasta sufrir el proceso de la  fermentación y esto es hasta que se convirtiera en alcohol alcanzando los grados que se  requieren.

Después nos llevaron a una bodega donde había piñas de agaves enormes, tan grandes que se necesitaban dos personas para levantarlas. En ese mismo lugar por la parte de abajo había otra fábrica y claro, el laboratorio  del Ing. Francisco, espacio donde aprendía y perfeccionaba el proceso del destilado. Nos mostraron  la cava de 7 LEGUAS, un  lugar lleno de barricas y tambíen lleno de olores, pero… sólo podríamos estar un momento ya que al Tequila le gusta estar en silencio y durmiendo, pues  así se convertirá en una elegante y exquisito trago.

Saliendo de ese santuario de olores, Francisco nos llevó a catar unos tequilas y nos presentó varias de sus creaciones tales como el  Tequila Blanco, Tequila Reposado, Tequila Añejo, Tequila Extra Añejo, y ya entrados en la cata, pidió sacar el Tequila de 8 años en barrica,  detalle que por supuesto gustó mucho a los estudiantes.

Nos pareció curioso ver que además de ser un apasionado del proceso de la destilación, se mostraba tan contento y tan hospitalario. Le preguntamos a qué se debía esta atención y  su  respuesta fue corta y sencilla: “Porque mi jefe me trata bien, me siento feliz porque siempre está al pendiente de las cosas que necesito y se preocupa por mí y por todos los empleados. En la fábrica no somos muchos y mucha gente tiene muchos años trabajando en esta empresa y todos coincidimos que el trato que tiene  hacia nosotros es el mejor”. Continuó hablando “Por ejemplo,  el día de hoy, no les tocó verlo pero cuando vienen a visitarnos y él está,  los trata con mucho cariño y atención. Uno al ver dicho ejemplo, no puede hacer más que imitar lo que tú patrón, jefe y amigo hace.” Todos escuchábamos atentos, él siguió hablando “Mira, él te hace sentir que eres la persona más importante porque te tomaste la molestia de venir a conocer su casa y él en cambio agradece tu visita tratandote con mucha atención y respeto.

Muchos pensaran que lo hace por quedar bien con el cliente o el visitante pero esto no funciona así. Él siempre es atento, amable y servicial dentro y fuera de las horas de trabajo. Es un ejemplo de servicio para todos nosotros. Es el tipo de personas que no le puedes decir un no por que ves lo bueno que es con cada uno de sus empleados. Así que aquí todos lo apreciamos y le respetamos mucho”. ´Concluyó preguntando “¿Ustedes no estarían felices con un patrón así?” Creo que todos nos quedamos callados y entendimos lo enamorado que estaba de su trabajo y entregado con la camiseta puesta para su jefe.

Ver el método tradicional en vivo fue una experiencia nueva para la mayoría de los estudiantes. El Ingeniero siempre estuvo atento a todas nuestras preguntas y siempre paciente respondía a cada una de ellas. Al inicio llegamos muy reservados pero con la atención recibida aunada a una exquisita cata de tequilas, todos abrimos nuestro corazón y nuestros apetito.

Nuestro recorrido terminó.

¡ESCRÍBENOS!

Oferta educativa:
Periodo de interés:
Comentarios:


Tour virtual ECI