01 (33) 3640. 3590  •contacto@eci.edu.mx
was successfully added to your cart.

El whiskey single malt y el maridaje

septiembre 13, 2016 Por Escuela Sin comentarios

El maridaje es la unión o mezcla de dos elementos que crean una combinación armoniosa, que no sacrifica ni sobreponen ninguno de los elementos. Por lo tanto, maridar alimentos y bebidas resulta ser una tarea por demás entretenida que requiere atención a los detalles y a las particularidades de ambos actores.

Maridar whiskey es un ejercicio sumamente interesante sobretodo por los perfiles tan específicos de esta gloriosa bebida.

Algunas consideraciones a tomar en cuenta cuando queremos maridar un Whisky son:

Lo principal a considerar es que al ser un destilado tiene un volumen de alcohol alto, por lo tanto, debemos descartar cualquier alimento demasiado condimentado, cítrico o picante.

En segundo lugar, el Whisky siempre es añejado, como mínimo 3 años en barricas de roble, es por esto que al elegir el acompañamiento debemos considerar que nuestra bebida siempre tendrá notas muy características tales como vainilla, caramelo y tabaco.

Por último, es importante notar que los destilados maridan mejor con alimentos que tienen un contenido medio/alto de grasa, ya que esta forma una capa en el paladar que hace que el alcohol sea mucho menos perceptible y únicamente nos quedamos con las notas placenteras de la bebida.

A continuación te hago 3 sugerencias de maridaje, que estoy seguro harán descubrir sensaciones y sabores agradables.

Whisky: Laphroaig 10 años
Alimento: Chocolate 60% cacao con sal de mar
¿Por qué funciona? Laphroaig es un destilado robusto con mucho carácter que tiene notas en nariz ahumadas, especias, pimienta y un poco de salinidad: En el paladar resalta mucho el roble de las barricas, la vainilla y un toque especiado, estas notas maridan perfectamente con el amargor placentero del chocolate y la pizca de sal da el toque final a esta interesante combinación.

Whisky: Talisker Storm
Alimento: Salmón ahumado, puede ir acompañado de queso crema, alcaparras, cebolla y un toque de aceite de oliva, servido en pan tostado.
¿Por qué funciona?: El salmón tiene justo el balance perfecto entre grasa y notas ahumadas que resalta de manera espectacular las características del Talisker. Esta edición de la casa Talisker es un poco más sutil que las ediciones de 10 o 12 años, por lo cual, genera un equilibrio en sabores entre los elementos.

Whisky: Lagavulin 16
Alimento: Queso roquefort y nueces
¿Por qué funciona?: Lagavulin es sin duda alguna uno de los whiskys más complejos e interesantes que existen., tiene unas notas a mar y tierra que le dan un carácter muy especial. Al beberlo inmediatamente te transporta al recuerdo de un bosque húmedo y un paisaje con neblina, el queso roquefort es igualmente complejo y aromático, con una personalidad única. Lo que da esta combinación de elementos es una explosión de sabores, que lejos de competir por el protagonismo, ceden su identidad propia para formar una sinfonía de aromas y sensaciones muy placenteras; las nueces a su vez sacan las notas del roble del whisky y aporta textura al maridaje. Definitivamente un imperdible.

Al maridar creamos una experiencia especial, que nos da la oportunidad de jugar y explorar distintos ángulos de un mismo producto, así mismo, nos ayuda a traer a la mente vivencias y experiencias pasadas que enriquecen nuestro presente.

Cheers!

Por: José Lomelin Larios
Dirección Escuela de Gastronomía y Hospitalidad
Instagram:@joselomelin10

Dejar un comentario

¡ESCRÍBENOS!

Oferta educativa:
Periodo de interés:
Comentarios:


Tour virtual ECI